EL GRAN HOMBRE QUE REVOLUCIONÓ LA HIPNOSIS

El viernes  Erickson había concluido sus habituales cursos de la semana y autografió doce libros, el sábado se sintió todo el día algo cansado y el domingo 23 de marzo por la mañana repentinamente dejo de respirar  Betty su esposa le aplico respiración artificial y consiguió reanimarlo, un equipo paramédico le ayudo a llevarlo al hospital allí se le al ministraron dosis cuantiosas de antibióticos y después de dos días por una infección aguda su final había llegado. Hasta el momento de su muerte estuvo activo y gozo relativamente de buena salud.

Cuatro hijos varones y cuatro mujeres, nietos y biznietos acudieron junto a él de todas partes de Estados Unidos estuvieron con él mientras se hallaba en estado semiconsciente.

Por lo que luego comentaron  parece probable que muriera como a menudo dijo que quería hacerlo sonriente rodeado por sus familiares y amigos. Sigue leyendo